Educación en Contextos de Encierro

En 2008 se firmó un convenio de Cooperación Académica entre la Dirección General de Escuelas, el Ministerio de Gobierno, Justicia y Derecho Humanos de la Provincia de Mendoza, el Ministerio de Educación de la Nación y la Universidad Nacional de Cuyo, destinado a generar dispositivos que habiliten el acceso, permanencia y egreso de los detenidos en unidades carcelarias dependientes del Servicio Penitenciario Provincial a las ofertas educativas de la UNCUYO.

La Secretaría de Extensión Universitaria coordina el programa y todos los aspectos de instrumentación de la modalidad de contextos de encierro se trabajan en conjunto con la Secretaría Académica de Rectorado y de las unidades académicas que participan (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Facultad de Derecho y Facultad de Filosofía y Letras).

La modalidad Educación en Contextos de Privación de Libertad involucra a todos los niveles y “está destinada a garantizar el derecho a la educación de todas las personas privadas de libertad, para promover su formación integral y desarrollo pleno. El ejercicio de este derecho no admite limitación ni discriminación alguna vinculada a la situación de encierro (…)”, según se establece a partir del Art. 55 de la Ley 26.206 de Educación Nacional.

En este marco se coordinó la Oferta Académica 2010, considerada en función del tiempo de encierro de cada interna/o, el plan de estudios de cada carrera y las características de su condena y de los beneficios que eventualmente puedan gozar estos alumnos, los que pueden modificar su accesibilidad al cursado.

La selección de las carreras se realizó en función de los siguientes criterios: a) carreras que tengan reglamentada la figura de alumno libre, b) carreras que no requieran obligatoriamente (por normativa o necesidad) la asistencia a las unidades académicas para el uso de laboratorio y/o tecnología, y c) carreras que no incluyan dentro de su plan de estudios modalidades de prácticas obligatorias que requieran para su aprobación la asistencia de los alumnos a las unidades académicas o a alguna organización externa. Respecto de este último criterio, se acordó una flexibilización, ya que en estos casos la unidad académica podría evaluar la posibilidad de que dicha práctica se realice en las mismas instalaciones que funcionan en las sedes penitenciarias (Centro de Educación de Adultos -CENS-, gabinetes, áreas judiciales, entre otros (ver Secretaría de Extensión Universitaria).

Además, desde la Secretaría Académica se trabajó en la selección de docentes para el dictado de los Cursos de Ingreso a las carreras. Asimismo se diseñó el procedimiento para que los textos del Sistema Integrado de Documentación (SID) estuvieran administrados por los bibliotecarios de las diferentes sedes penales.

Se participa en las reuniones periódicas de la Mesa de Co-Gestión Intersectorial.