Ingresos

La UNCuyo ha venido desarrollando, desde 1991, una explícita política de ingreso a la Universidad a través de diversas acciones destinadas a los alumnos del nivel secundario y/o polimodal:

  1. informar sobre la oferta educativa de nivel superior (Feria informativa de la oferta educativa, Universidad abierta),
  2. orientar a los aspirantes en relación con la elección de sus carreras de grado (Confrontación vocacional) y
  3. desarrollar contenidos para el fortalecimiento de los conocimientos básicos requeridos para el estudio universitario (Cursos de nivelación).

Todos los años, las unidades académicas fijan sus condiciones de admisibilidad, en la que se especifican las instancias relativas a la Confrontación vocacional y  los Cursos de nivelación, con sus correspondientes requisitos de acreditación. Las mismas deben ser aprobadas por los Consejos Directivos, en primera instancia, y luego refrendadas por el Consejo Superior.

La problemática del ingreso también ha sido objeto de diversas investigaciones, lo que ha permitido no sólo la reflexión y el análisis sino también encarar reformulaciones y modificaciones de los procesos educativos involucrados. Asimismo las autoevaluaciones institucionales (1995 – 2000) y sus correlativas evaluaciones externas fueron importantes instancias para un diagnóstico sobre el ingreso.

Un aspecto central en relación con este tema lo constituye la distancia entre la formación recibida por los egresados del nivel inmediato anterior y la requerida para el ingreso y permanencia en el nivel superior, lo que se ha ido progresivamente ensanchando. Esto repercute en dos momentos o instancias de fracaso, cada vez más relevantes cuantitativamente:

  1. en el ingreso a la universidad: fracasan muchos aspirantes que no superan los exámenes de ingreso;
  2. en la permanencia: es el caso de los alumnos que logran superar las instancias de admisibilidad pero abandonan o se retrasan al no poder cumplir con las exigencias académicas –fundamentalmente– de los primeros años de estudio.

Cada uno de estos casos de fracaso muestra indicadores diferentes según el tipo de carrera y el grado de exigencia de las instancias evaluativas.

Es desde esta situación de diagnóstico que se evaluaron nuevas alternativas para brindar un mejoramiento en aquellos aspectos que se definieron como problemáticas compartidas. Era necesario encarar acciones complementarias a las de los cursos de ingreso para poder resguardar el principio de la igualdad de oportunidades.

Al respecto se planteó la necesidad de implementar acciones de articulación con el nivel medio. Si bien la Universidad viene desarrollando en forma sostenida acciones de articulación con el sistema de educación polimodal de la provincia de Mendoza, la transformación y mejoramiento de este nivel educativo representa una acción a mediano plazo. Por lo tanto, se deberá continuar con las acciones compensatorias por un tiempo más. Los cursos de nivelación vienen a cumplir esta función.

Se ha evaluado que estos cursos requieren una mayor extensión en el tiempo, habida cuenta de las falencias de la formación previa. En este sentido, las modalidades semipresenciales que algunas unidades académicas han venido desarrollando han demostrado interesantes resultados. Además, habida cuenta que se han sistematizado las competencias con sus indicadores de logro, tanto las generales –básicas y transversales– como las específicas de cada área de conocimiento o carrera, se requiere una revisión y ajuste de las propuestas de nivelación.